El teletrabajo hecho Ley

El pasado 13 de octubre entró en vigor El Real Decreto-ley 28/2020 del trabajo a distancia,, 20 días después de su publicación en el BOE.

Esta ley recoge las normas que regirán el trabajo a distancia en España y cuyos matices se han tenido que consensuar rápidamente al igual que su implantación. A diferencia de otros países donde el teletrabajo está más implantado, España no contaba con una normativa clara para esta nueva modalidad que ha llegado con fuerza. Y… ¿Para quedarse?

Pero vamos al grano. ¿Qué incluye este nuevo decreto ley? 

Esta nueva ley diferencia entre teletrabajo (realizado exclusivamente por medios digitales), trabajo a distancia (realizado con carácter regular desde el lugar elegido por el trabajador) y trabajo presencial ( en el centro de trabajo o en el lugar que elija la empresa). 

Teniendo esto claro, se establece un acuerdo entre la empresa y el empleado que vaya a trabajar a distancia o teletrabajar más del 30% de la jornada semanal durante un periodo de tres meses. La empresa por su parte debe facilitar al trabajador los medios, equipos y herramientas de trabajo necesarios para la prestación de servicios.

Perderán protagonismo en este caso los convenios de empresa. Ahora serán los agentes sociales los que deberán,  en el marco de la norma nacional, concretar las obligaciones de empresarios y trabajadores en cada sector.